Oscurantismo: el gato, el duende y la negra de las macumbas

Ni bien la escuché a Mi novia Dolly, “Gordooooooo, ¿viste que hay algo nuevo en la casaaaaaa?“, presentí algo bueno. En un segundo tiré un recorrido de ojos que abarcó abajo y arriba de la tele, sobre la mesa y las cuatro sillas, en el sillón, las paredes, las banquetas altas, la bilbioteca y ahí donde están la lámpara, el duende, el bonsai y la africana, que lo rodeaban. Los gatos son así de vivos, pensé: buscan su rincón y andá a sacarseló.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: