Ojo al Cojo

Kayzer le cagó la vida a mas de uno rengo del orto.

Ayer a la mañana estaba con mi hija desayunando en un bar, autoexiliado por contar con la nunca grata presencia de albañiles en mi domicilio y como ella se quedó dormida no me quedó otra opción que acostarla en el cochecito y agarrar la revista Gente desde la que Carlín Calvo mostraba orgulloso cómo se había operado el brazo izquierdo para poder moverlo y abrazar a sus hijos después de su conocido ACV. Lo hubieras pensado cuando peinabas Carlín. Lo más interesante es una foto que hay de la esposa que está más buena que mojarse los huevos y ponerse cerca un ventiladorcito esos de colectivero para que nos dé airecito fresco. Se abrió la puerta y el frescor que entró me hizo mirar. Me parecieron de un grupo tipo “fuerza de ventas”. Hombres y mujeres de cuarenta y pico, vestidos medio pelo (zapatos del invierno pasado, con hebillas plateadas, pulóveres con bolitas en los codos, abrigos que ya tomaron la forma del cuerpo y que abiertos, caen asimétricamente más de un lado que del otro del cuerpo del que los usa) y vencidos por la rutina pero mostrando felicidad de miércoles a la mañana. Ocuparon dos mesas contiguas y yo seguí con la revista. El funeral de Yves Saint Laurent. Mucha onda había ahí. La máquina de café vaporea y la nena se contorsiona. Pasa una moto y la nena abre un ojo. Sergio Denis y su nueva novia, viviendo regalado por cómo zafó en Paraguay. Voces entreveradas que vienen del grupo de cuarentones, entre las que se destaca una que tira frases como “perdemo seguro, sino tenemo nada” o “ese Riquelme para qué lo llaman si es una tortuga y malparido encima”, “ojalá que nos comamos 4 esta noche”. Indignado identifico al autoboicoteador de la ilusión colectiva que se para a buscar otro suplemento del diario y noto que es rengo. Al mismo tiempo yo venía medio amargado porque no tenía nada para escribir, ningún input respecto de la yeta más que los personales que tenemos todos, pero sin consenso popular previo no se pueden postear, porque yo te puedo decir que jugar a la pallana es yeta y no tiene nada que ver, entonces eso me tenía un poco trabado, porque no está en el saber popular, y después me acordé de dónde viene esto que voy a contar ahora y no sabía si daba para citar todo, pero decidí que ya que somos parte de este blog que es al tiempo ambiguo, sórdido y riesgoso por el tema que trata me lo iba a montar sin problemas.

Un tío de mi vieja que era germanófilo decía que los cojos eran yeta, y que cuando nos cruzamos con uno, para antidotizarnos de la radiación maliciosa que nos da esa desviación caderosa, esa patineta virtual, hay que putearlos. De arribabajo, echarles una buena puteada y quedamos limpios. Lo ideal es que cuando se nos cruza un rengo o una renga lo tenemos que mirar y rajarle la puteada aire – aire. Ahora si el rengo se da cuenta y no sabe el estigma que carga sobre él no va a entender nada, por lo que mucha gente especialmente en los países nórdicos y en el Canadá opta por mirar para otro lado y putiar. Yo si el rengo no me mira lo miro y le rajo un “rengo de mierda y la concha de tu madre”. Ahora si viene hacia mí o me mira, esquivo la mirada y le rajo un tercera persona para que no se sienta aludido. Ej: Esssste Celular y la concha de su madre, celular del orto. (pero pensando en el rengo para que surta efecto.) A este lo putié mirándolo por arriba de la revista y en voz baja. La nena dormía todavía. Y no se puede uno tocar un huevo o una teta, nada de eso sirve, hay que rajarle una putiada para que cuaje el gualicho. Si el rengo es pariente y comparte el mismo techo con putiarlo al principio del día cuando uno lo ve basta, después de 14 días el gualicho aminora, es como el desafío actimel. Si es pariente pero no comparte el mismo techo basta con putearlo cuando se llega al cumpleaños de la cuñada o la reunión familiar a la que concurramos. Si el rengo es usted sepa que no es nada personal, que es una convención. Y váyase a la concha de su madre. Pugliese.

Anuncios

3 comentarios to “Ojo al Cojo”

  1. Con_el_pie_derecho Says:

    Al rengo que me crucé el otro día (espero no sea demasiado tarde): RENGO HIJO DE UNA CANTINA LLENA DE BOLITAS PORQUÉ NO TE VAS A LA RE PUTA MADRE QUE TE RE MIL PARIÓ? SORETE.

  2. Onderrocs Says:

    Sí señor. Al ciego llámelo ciego y al rengo YA ME LO COJO.

  3. Precisamente a los pelotudos que creen en esas boludeces les va mal solo por el simple hecho de ser infradotados.
    En vez de pensar en como caminan los demas y de estar al pedo en un bar por que no volves a tu casa antes de que se la garchen a tu mujer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: